cocina de confinamiento

¡Hola!

Soy el Chef de PerroVerde, un apasionado de la gastronomía que os mostrará cada semana que hacer las delicias de tus familiares y amigos no es tan complicado siempre que se haga con paciencia y entrega. Tengo que reconocer que, además, soy un amante de los dulces, por lo que muchas de las recetas que os mostraré serán postres. Y qué mejor que empezar este recetario que con una carrot cake muy fácil de hacer y que provocará una explosión de sabor en las boca de aquellos que la prueben.

Para elaborar esta tarta, tan solo se necesita un molde que sea válido para horno, ya que en él haremos la parte del bizcocho, y unas varillas metálicas duras con las que poder batir manualmente. En caso de tener una stand up mixer, o unas varillas eléctricas, te facilitará mucho las cosas a la hora de montar tanto los huevos como la nata. Si no dispones de estas herramientas, no te preocupes, se puede hacer perfectamente a mano con paciencia y constancia. Sin mas dilación vamos con la elaboración de esta tarta de zanahoria que hará las delicias tanto de los mayores como de los más pequeños de la casa.

La Carrot Cake consta de dos elaboraciones muy marcadas. Por un lado, tenemos un bizcocho de zanahoria cuyo sabor es muy característico, y en el cual es importante que a medida que vamos haciéndolo, vayamos incorporándole el mayor aire posible para que así quede más esponjoso. Por otro lado, la segunda de las elaboraciones es un frosty (elaborado entre otras cosas con queso crema y nata montada) que se colocará en una capa intermedia del bizcocho, así como en la parte superior del mismo y que le da un toque sublime a esta increíble tarta.

Manos ala obra

ingredientes

Para el bizcocho:

5 huevos.

225 gramos de harina de trigo.

5 gramos de canela en polvo.

40% de una nuez moscada rallada.

15 gramos de levadura química.

Pizca de sal

250 gramos de azúcar moreno.

150 mililitros de aceite de girasol.

250 gramos de zanahoria.

Para el frosty:

300 mililitros de nata para montar que esté fría.

250 gramos de queso crema.

150 gramos de azúcar glass.

1 cucharada de extracto de vainilla (opcional)

elaboración

1.- En primer lugar precalentamos el horno a 180º para que cuando tengamos lista la masa del bizcocho podamos meterla en el horno.

2.- Tamizamos la harina junto con la canela, la levadura química, la nuez moscada y una pizca de sal y lo dejamos apartado por un momento a un lado.

3.- En un bol grande, batimos los 5 huevos hasta que queden montados y agregamos el azúcar moreno para que se termine de montar. Sabremos que los huevos y el azúcar glass están bien montados cuando tengamos una crema más o menos densa.

4.- Por otro lado pelamos las zanahorias y junto con el aceite de girasol lo metemos en la licuadora para obtener un puré denso de zanahoria y aceite.

5.- Vertemos este puré de zanahorias en un bol y vamos incorporándole poco a poco los huevos montados del paso 3. Aquí tiene que quedar una mezcla bien homogénea del puré de zanahorias y los huevos montados y la mejor manera es hacerlo con una lengua pastelera e ir haciendo movimientos ondulatorios (de abajo hacia arriba)  para que así entre el mayor aire posible mientras estamos mezclando las dos elaboraciones.

6.- Una vez hemos mezclado bien esas dos elaboraciones procedemos a añadirle la harina que teníamos apartada del paso 1. Aquí es importante ser paciente e ir incorporando la harina por capas. Esto significa que ponemos una capa de la mezcla de harina sobre la masa y la incorporamos bien con la lengua mediante los mismos movimientos ondulatorios. Así, vamos incorporando capa a capa hasta gastar toda la mezcla de harina.

7.- Una vez tenemos bien incorporada la masa con la mezcla de harina, la vertemos sobre el molde que previamente ha sido engrasado con mantequilla y espolvoreado con un poco de harina, para que luego no se pegue.

8.- Introducimos el molde con nuestro bizcocho en el horno a 180º durante 45 minutos o hasta que al introducir en él un cuchillo salga completamente limpio.

9.- Cuando lo saquemos del horno que ya esté listo, lo dejaremos reposar hasta que se enfríe por completo y lo podamos desmoldar y partir por la mitad.

10.- Para cortarlo por la mitad, el mejor consejo que os puedo dar es poner una fila de palillos, alrededor del bizcocho y con un cuchillo de sierra grande (el de cortar el pan) lo vamos cortando suavemente a la altura que nos marcan los mondadientes.

Una vez tenemos ya enfriado el bizcocho es hora de ponernos con el frosty que le incorporaremos tanto a la capa intermedia como en la cúspide del bizcocho y los laterales.

11.- Para comenzar a hacer el frosty, pondremos los 250 gramos de queso crema en un bol y con 75 gramos de azúcar glass, batimos intensamente con las varillas hasta que quede cremoso y sin ningún grumo. Aquí si lo deseas puedes añadirle una cucharadita de extracto de vainilla para darle un poco más de sabor al frosty y lo volvemos a batir para que quede todo bien integrado e insisto, sin ningún grumo.

12.- Por otro lado, y en un bol que esté frío, podemos enfriarlo previamente en el congelador y que enfríe. Este es un pequeño truco muy útil a la hora de montar nata. Si el bol en el que lo hacemos está frío y la nata está bien fría, será más fácil de montar. Montamos la nata y cuando la tengamos a punto de estar montada le añadimos los 75 gramos de azúcar glass y terminamos de montar.Sabremos que está perfectamente montada cuando al subir las varillas se quede una espiral de la nata hacia arriba.

13.- A continuación incorporamos la elaboración de la nata montada a la elaboración que hicimos previamente del queso crema. Lo vamos incorporando poco a poco con una lengua pastelera para que queden bien mezclados y les entre aire mientras los mezclamos.

14.- Una vez lo tengamos bien integrado, procedemos a montar nuestra tarta de zanahoria. En primer lugar tenemos la primera mitad del bizcocho que será nuestra base. Sobre ella ponemos la mitad de nuestro frosty, y lo tapamos con la parte de arriba del bizcocho. Sobre él, ponemos el resto del frosty que nos queda y lo repartimos tanto por encima como por los laterales.

15.- Una vez que tenemos nuestra tarta con el frosty lo metemos a reposar en la nevera durante 15 minutos…¡y estará lista para comer!