Ahora que, de momento, no podemos viajar debido a la pandemia de la Covid-19 te dejamos varias recomendaciones literarias para que recorras América Latina sin salir de tu casa. Así, cuando vengan tiempos mejores, conocerás América de una punta a otra, desde el río Yukón en Alaska hasta la ciudad de Ushuaia, capital de Tierra del Fuego y puerta de la Antártida.

La quimera del oroJack London

Nadie como Jack London ha contado la dureza de la vida en el norte más extremo, un lugar donde la muerte campa a sus anchas y los humanos son una planta rara y marchita. Entre los muchos trabajos que tuvo, Jack London también fue buscador de oro, como muchos locos arrebatados por el sueño de las pepitas doradas cribadas del lecho de los ríos salvajes. Jack London, sin embargo, no se hizo rico: contrajo escorbuto, perdió varios dientes y obtuvo el escenario y la experiencia para escribir algunos de sus mejores relatos, como uno en el que dos hombres abandonan su grupo para intentar sobrevivir juntos en una diminuta cabaña.

En la carreteraJack Kerouac

El clásico de la contracultura de los sesenta y setenta, la novela de los enfermos de nomadismo, el icono de la literatura beatnik, En la carretera sigue siendo una lectura clave para entender el desapego ante ciertos valores consumistas y morales, fruto de una vida de plomo, sedentaria. Además, esta novela inaugura un nuevo género: la road novel, y por extensión la road movie. Los viajes en carretera hacia ninguna parte, por el puro placer de escapar, nunca volverán a ser lo mismo. Hay, por cierto, una reciente adaptación cinematográfica firmada por el brasileño Walter Salles, quien también firmó una película de viajes basadas en los diarios escritos por el Ché Guevara a lo largo de Latinoamérica durante su juventud.

A wuevo, padrinoMario González Suárez

¿Cómo cruzar México? ¿Y cuál de todos los México contar? ¿El del feminicidio horrible de una de las novelas de 2666 de Bolaño? ¿El de los viajes psicotrópicos de los libros de Carlos Castaneda? ¿El México urbano de las multitudes abigarradas de Carlos Monsiváis? Quizá uno de los mejores viajes, intenso y con rumbo a lo desconocido, sea la novelita del talentoso Mario González Suárez A wuevo, padrino, en la que un narrador malicioso, reclutado por una banda de narcos, intenta sobrevivir y escapar en un escenario fantasmagórico, donde el aire huele a ceniza en unas páginas escritas en un mexicano vivo e intraducible.

Lituma en los AndesMario Vargas Llosa

Antes de que despotricara sobre todo lo divino y humano, antes de ser un todólogo que se codea con presidentes y ministros, Mario Vargas Llosa fue sobre todo un novelista, un esforzado relator de la América Latina de las transformaciones y los sueños rotos, como en sus obras maestras Conversación en la Catedral o La guerra del fin del mundo. Pero quizá un viaje fascinante por el Perú que vio nacer Sendero Luminoso sea Lituma en los Andes, una novela corta que se lee de un tirón y donde las técnicas narrativas que despliega nunca son gratuitas ni arbitrarias.

La pérdida de El DoradoV.S. Naipaul

La concesión del premio Nobel a V.S. Naipaul en el 2001 permitió que su literatura deslumbrante, escrita en una prosa pulida, fuera conocida y traducida por doquier. Nacido en Trinidad y Tobago en una familia de origen hindú, con el inglés como lengua materna, Naipaul ha escrito reportajes, ensayos, novelas y obras tan inclasificables como La pérdida de El Dorado, una especie de crónica literaria sobre el rastro de la ciudad de Puerto España en los anales de la historia, y que empieza con los primeros hombres que navegaron el río Orinoco en Venezuela en busca de un sueño que resuena esplendoroso.

Tren de hielo y fuegoRamón Chao

Una pequeña maravilla, casi desconocida para el gran público. Ramon Chao, el padre de Manu Chao, acompaña a Mano Negra en su gira por Colombia junto con otras bandas, y cuenta, a la vez que el anecdotario sobre las vivencias de la banda, una galería vívida de personajes que aparecen en el viaje de un tren destartalado que echa chispas, cargado en uno de sus vagones, dicen, con un cargamento de hielo rumbo a Aracataca, la ciudad natal de García Márquez.

En la PatagoniaBruce Chatwin

El libro que catapultó a la fama a uno de los mejores escritores viajeros, Bruce Chatwin, quien decidió abandonarlo todo para escribir un reportaje sobre uno de los confines del mundo, la Patagonia, esa mancha alargada de miles de kilómetros que termina a las puertas de la Antártida. Chatwin, escritor prodigioso, sensible y con gran olfato para las historias, hace de la Patagonia un lugar mítico y literario, donde podría incluso haberse escondido Butch Cassidy, el famoso ladrón que inspiró tantas películas del Oeste. El viaje, como no podía ser de otra forma, termina en Ushuaia, en cuyo escudo local está escrita la frase “el fin del mundo, el principio de todo”. ¿Puede haber un mejor final que ése?

Foto: Abby Chung