Creo que todos estamos claritos con lo de que el sexo es buenísimo para la salud. Lo dicen los estudios científicos: reduce el dolor y mejora la calidad del sueño. Lo aconsejan los psicólogos porque minimiza el estrés.  Proclaman sus bondades los libros de autoayuda: se liberan endorfinas (la hormona de la felicidad). Y te lo repite una y otra vez tu cosmetóloga: es la receta ideal para tener un pelo brillante, una piel tersa y un aspecto jovial.

Lo corrobora el dietista, el profe del gym, tu endocrino, las revistas femeninas, las masculinas, el neurólogo……Coger ayuda a quemar calorías, potencia tu autoestima, aumenta el optimismo, no produce infartos -los previene- y, además, fomenta la producción de neuronas. Culiar es lo mejor del mundo. Pero, ¿qué ocurre con el mal sexo? Si amigos, ese que no se parece en nada a los encontronzaos erótico-festivos que tienen los protagonistas de las comedias románticas o los actores de las películas porno. Y no me refiero al rutinario “misionero”- ese podría estar catalogado como bueno-. Me refiero a esos polvos que te dejan insatisfecha, frustrada o demasiado dolorida.

Porque yo me pregunto…..¿Cómo te queda el cutis el día que tu hombre se queda dormido y te tienes que hacer una pajita mientras miras como ronca? Si, dale, la masturbación es buenísima para la salud pero, cuando las expectativas son altas, ¿podría ser que la hormona que genera el colágeno circuitease con la rabia haciendo que la piel no te quede tan tersa?

¿Qué piensas que ocurre cuando el impresentable de tu amante tiene la genial ocurrencia de cogerte por detrás sin previo aviso? Si si, el sexo anal puede ser maravilloso y generar muchas endorfinas pero cuando lo que te genera es un alarido de dolor y una hemorroide a posteriori, no veo las bondades.

Un clásico: el fatídico momento en el que a tu pareja no se le levanta. Cierto es que el sexo no es solo penetración, se pueden hacer muchas cosas igual de excitantes. Pero, si no estáis ocurrentes…la autoestima se os quedará tocada a ambos y no sé yo si vuestro aspecto será súper juvenil al día siguiente.

¿Y cuándo el tipo tiene micropene y no cuenta con recursos para paliar la falta? A mí la verdad no me aumenta el optimismo por mucho que digan los gurús de la autoayuda.

Una vez le preguntaron a Woody Allen «¿Es sucio el sexo?». A lo que respondió: Sólo cuando se hace bien. Estoy con Woody, pero que me dices si un one night stand te sorprende con un kit de sado, una lluvia dorada o algo más fuerte ….Una de dos, o te relajas y echas el polvo de tu vida o llegas a tu casa estresada, asustada, al borde del infarto y con el pelo hecho un asco.

Foto: Talles Alves en Unsplash