El consumo y el conocimiento sobre vino en Panamá se han incrementado notablemente en los últimos años. Pero como siempre que se comienza una actividad nueva, hay que practicar, enseñar al paladar y ensayar para saber qué estamos tomando y cuál es el mejor maridaje. La clave: encontrar un equilibrio de sabores y que el vino potencie la estructura de los ingredientes.

En esta época del año, sin lluvias y con la mentalidad en la playa y en la piscina, lo que nos apetece es tomar bebidas frías y refrescantes. Y, por qué no, un vino, principalmente los blancos, frescos y afrutados, y los espumantes, que acompañan en cualquier momento y su temperatura los vuelve irresistibles.

¿Cuáles son sus principales variedades y sus características?

Los amantes del vino blanco disfrutan con sus aromas, a veces más ácidos, frutales y otras florales e incluso con notas minerales. La temperatura de servicio adecuada de los ligeros es de 7 a 9°, y si tienen barrica, de 9 a 12°. Te contamos sobre las distintas variedades y su matices para que el paladar comience a practicar:

Sauvignon blanc

Su cultivo es popular en Napa Valley (Estados Unidos), Valle de Casablanca (Chile), en las regiones francesas de Loira y Burdeos, en Coastal Region (apelación que engloba diferentes viñedos sudafricanos) y en Marlborough (Nueva Zelanda).

Un sauvignon ligero ha sido fermentado en toneles de acero inoxidable. Es cítrico y frutal, con aromas de limón, toronja y naranja, pero también de durazno, piña, hierbas frescas y manzana verde. Su cuerpo es ligero y la acidez en boca pronunciada.

Si se trata de un sauvignon envejecido en barrica de roble, nos encontramos con un vino de más cuerpo y estructura, con notas tostadas y menor acidez en boca y nariz. Los aromas principales son: maracuyá, membrillo, kiwi, piña y hierbas aromáticas como eneldo, culantro, lemongrass y tomillo. Según el estilo, se pueden descubrir algunas notas de membrillo y almendras tostadas.

Son ideales con mariscos, ensaladas verdes y pescados blancos. El ingrediente puente principal de maridaje es el limón.

Chardonnay

Son originarios de Borgoña (Francia), en las regiones de Cote de Beaune, y en Chablis, en el departamento de Yonne, aunque desde los años 60 su producción se ha extendido a numerosos países viticultores, como los procedentes de Estados Unidos como Napa Valley y Sonoma o de las regiones italianas de Trentino- Alto Adige y Friuli.

Los chardonnay son frutales y de cuerpo ligero a medio, con fermentación en acero inoxidable y mezcla que en barrica roble tienen notas de durazno, guayaba, piña, kiwi, higos y membrillo, y algunas notas cítricas. Suelen tener menor porcentaje de alcohol que otros.

Cuando tiene una crianza media en barrica de roble, el vino tiene un estilo de cuerpo medio, con notas que recuerdan a tostados y madera. Los podemos encontrar en los chardonnay de Borgoña y suelen tener un mayor grado alcohólico. Aquellos que tienen una crianza total en roble suelen ser vinos de mayor cuerpo, concentrados en sabores, y se perciben más fácilmente las notas de madera, tostado y mantequilla tanto en nariz como en paladar.

Los chardonnay se deben tomar dentro de los cuatro años siguientes a su cosecha, aunque los de alta calidad de Borgoña pueden tener una guarda de hasta 10 años.

Para maridarlo hay que tener presente la untuosidad característica de este vino, por lo que una combinación con platos ricos en ingredientes y salsas blancas como ingrediente puente es un buen comienzo. Mariscos, pescados con más estructura, como salmón y pez espada, y carnes blancas son amigos del chardonnay.

Albariño

Es la variedad por excelencia de las Rias Baixas, en Galicia, región del norte de España. Su clima húmedo de la costa norte del Atlántico, produce un vino de creciente popularidad. De cuerpo ligero, tiene aromas característicos de durazno, notas cítricas que marcan su alta acidez y puede tener presente en algunos estilos trazas de CO2.

Es un vino altamente recomendado con mariscos y pescados blancos.

Riesling

Este vino típico de Alemania presenta diferentes estilos y nomenclaturas que se utilizan para denominarlos:

Seco, (Kabinet y Spätlese): ligeros de cuerpo, alta acidez y notas florales, bajo porcentaje de alcohol y notas minerales. Refrescantes.

Semi-dulce, (Spoätlese, Auslese): Marcados aromas a frutas maduras como manzana y pera, mamón chino y albaricoque, cuerpo ligero a medio y concentrado sabor a sus descriptores.

Dulce, (Beerenauslese, Trockenbeerenauslese, Eiswein): De cuerpo medio, es de acentuado sabor y textura en boca. Es un vino dulce para postres, ya que sus notas nos recuerdan a membrillo, miel, aromas de orquídeas y rosas.

Aunque es una variedad de origen germana, también encontramos Riesling en Austria, Alsacia (Francia), Monterrey y Washington (Estados Unidos), Clare Valley y Eden Valley, (sur de Australia). Se recomiendan maridajes de mariscos de concha (almejas y mejillones), pescados azules y carnes blancas como pollo y pavo.

Pinot Gris

Una variedad producida en países de tradición vitivinícola de Europa y América.

El pinot grigio, de origen italiano, es fresco y ligero, predomina la acidez de las frutas cítricas y no tiene crianza en roble.

El pinot gris, producido en los estados de Oregon y California, así como en Alsacia (Francia), es más estructurado y con más cuerpo, características apreciables a simple vista por su color amarillo pajizo. Puede tener o no crianza en roble, y una acidez menor, con notas de pera, durazno y algunas hierbas como orégano y tomillo.

Por sus características, se recomienda tomar únicamente con mariscos y pescados, más ligeros en el caso de Pinot Grigio, y en el caso de Pinot Gris un pescado como el salmón va bien. Si tienen aditivos o alguna salsa, que sean de acidez media.

Viognier

Más allá del sauvignon blanc y el chardonnay, esta variedad es muy popular también. Su origen se localiza en el valle del Ródano, en Condrieu, y en el departamento de Languedoc-Rousillon, en Francia, pero también es famosa su producción en California y en el estado de Virginia.

Se caracterizan por sus aromas florales, frutas como durazno y albaricoque, naranja, hierbas que recuerdan a la albahaca, tomillo y especias. Aquellos que son más frutales tienen alto porcentaje de alcohol, mientras que los que pasan por crianza en barrica, tienen marcadas carcterísticas de vainilla, miel y tostados, concentrados pero elegantes. Deja una textura cremosa en el paladar.

Combinan con mariscos, pescados como salmón y dorado, y carnes blancas. Debido a las notas florales y de durazno, el ingrediente con el que se hará un bien maridaje serán los platos que lleven frutas dulces, nueces tostadas y especias.

Gewürztraminer

Su pronunciación no es tan sencilla, pero sus descriptores nos hacen viajar a la región del Platz en Alemania y Alsacia, en Francia.

Sus estilos varían desde seco, siendo de carácter ligero, frutal (albaricoque, melocotón, piña) y de bajo contenido alcohólico; semi dulce, de mayor cuerpo y notable dulzor, notas de miel, guayaba y flores como jazmín y gardenia; y dulce, un vino de postre opulento y de gran cuerpo. Podemos descubrir especias intensas como la canela, clavo y nuez moscada.

Para maridarlo con comida, busca platos ahumados, salados, ligeramente dulces y especiados. Y por supuesto con mariscos, sushi y carne blanca de aves.

Foto: Yoko Correia Nishimiya