Mejorar la potencia en la cama ha sido una obsesión desde tiempos inmemoriales. Personalmente los estimulantes me parecen fantásticos : el ginsen, el chocolate, el aguacate, los higos, algunas resinas, el vino tinto, incluso la viagra. Lo que me da más reparo es pasarme a ungüentos ancestrales a base de esperma de ballena, piel de sapo u orina de baduino. Ah, y por lo que ya no paso es por el maltrato animal. Si tienes que ponerte a comer pene de tigre porque tu esposo no te arrecha, yo que tú me buscaba un amante o directamente me divorciaba. Si no, querida, ponle la excusa mas atávica de todas, que te duele la cabeza, pero deja a los animalitos en paz, pobres.

La historia de los afrodisiacos está llena de crónicas rocambolescas, casualidades y curiosidades con muy poca base científica. La palabra en cuestión ya tiene su enjundia pues proviene de la mitología griega y su diosa del amor: Afrodita. La man esta era una rompecorazones nacida nada más y nada menos que de la espuma de mar generada por los genitales de Crono, un tipo que fue castrado por su cruel padre, Urano, que para más inri, tiró sus testículos al mar. No me extraña que con estas historias tan macabras lo de atreverse a comer un poco de pez globo venenoso sea visto por algunos como una nimiedad.

Existen afrodisíacospara todos los gustos

Dale… todo sea por una buena causa. Estos son los remedios más excéntricos y extravagantes que he encontrado:

Pene de tigre: ¿Sabían que el consumo del miembro del tigre ha hecho que la población de estos felinos disminuya en Asia? Ok, si te comes al tigre entero podría aceparlo, en España, por ejemplo, comen criadillas, un guiso hecho a base de testículos de puerco, pero amig@s, se lo comen todo, el jamón, el morro, el lomo, hasta con la piel hacen chicharrones. Pero matar al pobre animal solo por su falo… qué despiadado e injusto.

Hormigas culonas: La Organización para la Alimentación y la Agricultura recomienda comer insectos para paliar el hambre en el mundo y hacer que el consumo de carne sea más sostenible. Pero en Colombia llevan degustando estas sabrosas hormiguitas desde hace siglos sin haber hablado con los señores de la FAO. Las abuelas aconsejan tomarlas antes de la noche de bodas, así que hay quien ha visto el negocio y ya se pueden encontrar en exclusivos almacenes londinenses recubiertas con chocolate a ocho dólares la media docena.

Pez globo: Es este un pescado igual de excitante que peligroso, proveniente de los mares de Japón y mal cocinado y cortado puede ser mortal. Pero si te lo prepara un verdadero profesional tendrás una inolvidable noche de pasión.

Pepino marino: Para muchos nicaragüenses  se trata de un extraño animal marino. Las amas de casa al mirarlo por vez primera sienten asco. Sin embargo, los pescadores se han lanzado al fondo del Pacífico a la búsqueda y captura de esta exótica especie de marisco que venden a chinos y coreanos por sus propiedades afrodisíacas.

Placenta: Comer la placenta después del parto se ha vuelto muy popular entre las celebridades estadounidenses pues se supone que rejuvenece y mejora la salud. Tom Cruise fue uno de los primeros en interesarse por la placentofagia a nivel público, pero su ingesta como afrodisíaco se practica en varios países y culturas desde hace años.

Si, lo sé, el artículo no es apto ni para escrupulosos ni para vegetarianos.

Foto: Gabriel Matula en Unsplash